EL PUENTE

QUIENES SOMOS

Presentarnos, es hablar de Encuentro, de un camino recorrido y de mucho por descubrir. Caminar sigue siendo el eje central de nuestras vidas.

 

Nos conocimos en septiembre de 2015 durante nuestra formación de Bioenergética en Barcelona, donde hubo afinidad y empatía desde el primer instante. En estos años de formación, muchas corazas y creencias cayeron.

Te das cuenta de lo necesario que es el apoyo humano y la importancia de sentirse acompañado y sostenido en momentos difíciles. Los compañeros de formación  son indispensables, se transforman en vínculos sólidos,  empieza  a crearse una unión especial que, de alguna manera, será luego la inspiración de este proyecto: el puente empezaba a vislumbrarse.

 

Con la Bioenergética  hemos aprendimos a valorar el cuerpo como un espacio “integral”en que lo físico, lo mental y lo emocional van de la mano y no son “entes” separadas.

 

Aprendimos a respirar, a tomar tiempo, a escuchar el silencio y los mensajes “invisibles“ que la vida nos muestra.

 

Aprendimos que volver al cuerpo es volver a casa.

 

Aprendimos que el cuerpo es la herramienta básica para transitar esta vida, y que es necesario estar sano y cuerdo para poder hacer frente, cada día, a las situaciones que la vida nos manifiesta. La vida real, la de cada día. Aquella que nos reta y nos invita a logros y metas constantemente.

 

Un día, casualmente, fuimos juntas a hacer un trámite en una oficina. El malestar que se respiraba en aquel ambiente despertó nuestra empatía. Nos dimos cuenta, y tal vez sentimos con mucha fuerza, la necesidad de transmitir y compartir aquello que nosotras mismas estábamos viviendo y aprendiendo.

¿De qué manera poder ayudar y aportar a nuestra sociedad, para que el día a día de las personas y espacios de trabajo, no fuese tan insoportable?

 

Muchas preguntas nacieron y empezamos a darle vueltas a esta cuestión valorando todo lo experimentado con la bioenégetica. 

.

Aparecían poco a poco las respuestas… El puente empezaba a gestarse.

 

Surgió la idea de llevar nuestra experiencia a aquellos lugares donde las personas pasan la mayor parte el tiempo: el lugar de trabajo… Muchas son las personas que al salir de su jornada laboral no pueden permitirse, por horarios o economía, dedicar una hora a su cuerpo, a tomar espacio, a sentir, a respirar.

 

Pensamos… ¿por qué no incluirlo dentro de una propuesta laboral?

 

Reflexionamos por unos momentos sobre quién querría quedarse en casa si el lugar en  donde trabaja se siente a gusto, cómo una parte más de su vida,  si  sus compañeros no fuesen simples conocidos con quien competir constantemente sino personas con quien contar y a quiénes pedir sostén y apoyo en momentos determinados…

 

Esta y muchas reflexiones más fueron dando forma a este proyecto que acabaría llamándose EL PUENTE…

 

Puente como conexión entre seres humanos.

Puente como poder y fuerza de vínculos.

Puente como  aquello que somos capaces de construir para traspasar obstáculos.

Puente como tiempo y espacio para transitar de un estado a otro.

 

PUENTE COMO UNIÓN Y COOPERACIÓN DE LO HUMANO

 

Este es el propósito y la propuesta que ofrecemos tanto al mundo empresarial como en el ámbito educativo.

 

Con mucho cariño

 

Sabina & Mercedes.

 

MERCEDES CARICCHIO AIBAR

Nacida en Barcelona en 1972. Licenciada en Antropología Social y cultural. Dedicada desde hace más de veinte años a la docencia con adolescentes en un contexto de marginalidad y exclusión social.

Estar permanentemente en contacto con adolescentes me ha ayudado a tener  una capacidad de renovación continua, flexibilidad , creatividad,  empatía hacia el otro, aprender a mirar y a escuchar sin juicio a las personas que cada día tienes enfrente para poder acompañarlas en su crecimiento personal e integral en  todas las dimensiones del ser.

 

Trabajar en una escuela  te hace valorar la importancia del trabajo en equipo, de comunidad, de tener unos valores y objetivos comunes que impulsen al desarrollo integral de las personas.

Es desde este lugar y sumando el ser madre de tres niñas,  que hace ya un tiempo, empecé en una búsqueda más profunda de crecimiento personal, de una escucha consciente de mi cuerpo, donde poder reconocerme en todos los aspectos de mi vida y poder reconocer al otro. En esta búsqueda entré en contacto con diferentes disciplinas en las que me he ido formando (reiki, dirsha, mindfullness, iniciación al chamanismo y bioenergética no dual del ser) y con muchas personas que me han ayudado al reconocimiento de las emociones como parte esencial del Ser y al encuentro con mi cuerpo como el vehículo de presentación que tenemos en esta vida ante uno mismo y ante los demás. Es desde este espacio de encuentro que me puedo compartir  y acompañar a otros seres en su proceso de búsqueda y de caminar.

SABINA SALTALAMACCHIA

 

Nacída en Roma hace 47 años, mis estudios me llevaron a trabajar en varios lugares del mundo con diferentes empresas, en el sector de comunicación y venta.

Esto me permitió aprender a trabajar en equipo, conocer diferentes culturas y maneras de vivir y a la vez, sentir la sensación de presión productiva que se respira en estos ámbitos.

En el 2001 la vida me trajo a Barcelona y fue aquí donde reconocí la importancia del espacio-tiempo tan poco valorado en la actualidad, en el ámbito laboral.

Al ser madre, aún más, llegó a necesidad de poder parar un tiempo y fue ahí que comencé un camino interior, de búsqueda y reconocimiento como ser.

Mi formación como kinesiologa y terapeuta corporal Bioenergética me permite hoy en dia, facilitar sesiones grupales e individuales en diferentes espacios en Barcelona, Roma y Cagliari, donde ofrezco mi maestría como acompañante terapéutica en procesos vitales humanos.